Vanessa-Mae en español

 PRENSA : Artículos de prensa de Vanessa-Mae

Menu:

NUEVO: Notas escaneadas !
Notas escaneadas

1992
Pasión por el instrumento

1995
Entrevista con la violinista "Red Hot"

1996
Las 50 personas más hermosas
Belleza clásica
Noreste en Domingo
Una especie de cumpleaños

1997
Buenos Días América
Mis vaciones 1997
Revelaciones de un triste momento
Raíces Chinas
Vanessa-Mae lanza Storm
Ciudadana del país que visita
Boulevard

1998
Noches de gala para Vanessa-Mae
Lo absolutamente peor
Popular, bella y asiática
Vanessa-Mae visita Caracas
Vanessa-Mae unifica territorios
V-M imprime un nuevo estilo
El virtuosismo hecho mujer
V-M no llenó el auditorio nacional
Vanessa, de turista
V-M promueve en México
Vanessa en Teotihuacán

1999 - 2000
Un acosador le envió vísceras de vaca
Alimento para fanáticos
No más mami, nena
Vanessa-Mae habla con franqueza
Vanessa-Mae enamorada
El Poder de C

2001
No seguiría con la música si no...
V-M echó a su segundo manager
La violinista tiene nuevo album
Sueños pop de una virtuosa
Subject To Change
V-M deslumbró Trafalgar Square
Amar la música de Vanessa-Mae
Orquesta de Karlovy Vary
Vanessa-Mae también canta
La Auténtica-auténtica yo

2002
Las palabras me imponen
The Best
Encontré la libertad en el violín
Crossover gas

2003
The Best: Talento y Belleza

No seguiría con la música si no hubiese despedido a mamá
Artículo publicado en Daily Express, 19 de noviembre de 2001


No seguiría con la música si no hubiese despedido a mamá

Seguramente, Vanessa-Mae no tiene sólo 22 años, ya que parece que siempre ha estado allí. Pequeña, sexy, vibrante, tocando su violín en el mar, sobre el techo de un taxi neoyorquino y en otros lugares poco probables. Ha vendido seis millones de discos en todo el mundo y es realmente grande en Asia, Rusia, Medio oriente (en verdad, es grande en todas partes). Mucha gente de 22 años está aún pensando qué puede hacer con su vida, mientras que ella podría retirarse mañana mismo y vivir en el lujo el resto de su vida.

"Pero no tengo 22", grita "cumplí 23 el 27 de octubre".

Ella ha sido una superestrella durante toda la década y es aún tan joven que no necesita ocultar su edad ni su cumpleaños; Ella comparte su día de nacimiento con Paganini, ese violinista que todo el mundo ha oído, nacido en 1782, quien también deslumbró a las audiencias de su época con su talento como showman y sus ejecuciones rayanas en lo diabólico.

Vanessa-Mae fue una niña prodigio que comenzó con las lecciones de violín a los cinco. ¿Cuándo se enteró ella que no era como las demás personas? Ella ensancha sus hermosos ojos, como negando cualquier diferencia con el resto de los mortales. Luce jeans y un saco de diseño exclusivo. Su negro cabello está suelto y su piel es tan perfecta que uno siente la tentación de colocarse muy cerca de ella para ver mejor y poder creerlo. El perfil de su mandíbula es exquisitamente delicado y definido; "Supongo que me di cuenta de que había algo inusual porque estaba atrayendo mucho la atención de la maestra", dice modestamente.

(...) Hasta los 15 su vida no era demasiado diferente a la de cualquier estudiante normal, pero a esa edad dejó definitivamente la escuela y se embarcó en una carrera que fue administrada por su formidable madre hasta su distanciamiento laboral, justo un día antes del cumpleaños No 21 de Vanessa.

"Yo no quería dejar la escuela porque me gustaba estar con mis amigos y, definitivamente, me gustaban las tareas escolares", explica Vanessa. "Pero estaba haciendo música 24 horas al día y aquello se estaba volviendo agotador, yo ya no era capaz de ir a la escuela con semejante ocupación"

"Debió haber sido lindo ser capaz de hacer todas aquellas cosas académicas cuando era más joven, pero no se puede tenerlo todo. Siempre tengo presente que tuve que decidir entre ser un profesional muy muy joven o asistir a la escuela y esperar. Y no quise esperar."

Hablando con ella, uno tiene la impresión de que ha hecho un valiente esfuerzo personal por ver de un modo más ligero y positivo su extraña y "manejada" vida de niña prodigio. Si ella perdió a sus compañeros de la escuela, mala suerte. Ella está constantemente en compañía de Gizmo, el nombre de mascota con el que bautizó a su violín Guadagnini hecho en 1761, comprado para ella cuando tenía 10. Él (ella lo llama él) se ha caído del escenario una o dos veces e incluso se quedó olvidado accidentalmente en una tienda de artículos libres de impuestos aduaneros. Sin embargo, aún ellos siguen juntos. Y al igual que muchos niños solitarios, ella busca consuelo en los animales. Ahora tiene un perro, un Shar-pei llamado Gaspar, que la acompañará en el autobús cuando, este mes, inicie su gira por el Reino unido.

Normalmente, ella le paga a alguien para que vaya a su casa y cuide del cachorro, ya que se ausenta de su apartamento de Kensington durante 8 meses al año. Antes de hablar conmigo, Vanessa ha estado, haciendo un evento promocional con la Sociedad Real para la prevención de la crueldad hacia los animales, pasando bastante tiempo metida en un coche con varios perros y gatitos abandonados.

(...)

Ella da una pequeña y tintineante risa cuando le pregunto si su carrera hubiese seguido la trayectoria que efectivamente siguió, si ella hubiese sido gorda y fea. "No lo se. Aún si yo fuera una persona gorda y fea, sería confiada y segura de mi misma. Nunca rehusé sonreír cuando tenía 14, a pesar de que usaba ortodoncia sobre mis dientes. Nunca estuve avergonzada por ello."

Su relación con su madre-manager Pamela es una curiosidad. Muchos de nosotros podemos querer deshacernos de nuestras madres por algún tiempo, pero somos pocos los que lo hacemos. Según Vanessa, fue una separación amigable, a pesar de algunas versiones que sugerían que la cosa había sido más virulenta. "Si mi madre y yo no nos hubiésemos separado, es probable que yo no estuviera más en la música", dice Vanessa en forma suave y razonable, tratando de distraer nuestra atención de la amargura que realmente expresa. "Estar en el escenario ya no era mas algo disfrutable, y no por culpa mía, sino por culpa de ella. Ella era muy paranoica cada vez que yo salía, o iba a esquiar, o cosas asi. Una vez me corté un dedo rebanando pan y ella ya no me permitió hacerlo nunca más. Sin embargo ella estaba de acuerdo con entrar colgada o de otra forma peligrosa en un concierto porque, según ella, hacer esas cosas sólo valía la pena si la gente estaba mirando. Y yo quiero hacer cosas por mí misma, porque me guste hacerlas, o porque quiero una rodaja de pan"

"Había una marcada diferencia entre nosotras, ya que yo quería hacer cosas por mi propio beneficio, para pasar un buen rato, y ella, en cambio, siempre estaba buscando el reconocimiento de los demás"

Vanessa habla vagamente acerca de qué esta haciendo su madre hoy día. "Trabajando muy duro" piensa, "y viajando mucho". Luego, más como su hija "no la he visto durante un año, aunque nos hemos llamado para nuestros cumpleaños. ¿Si la extraño?" Ella considera esta novedosa idea. "Supongo que si -dice sin convicción- porque todos necesitamos una madre".

Su padre natural , su "primer padre", es también una figura muy misteriosa. "No lo he visto durante años. Él siempre está ocupado, de aquí para allá y yo tengo que andar siguiendo sus pasos. Digamos que él no nació para ser padre. Es una familia extraña, o tal vez no, pero es la única familia que conozco. Creo que eso me dejó con la sensación de que la vida era algo completamente transitorio, especialmente con mi "primer padre" entrando y saliendo de mi vida. Estoy habituada a eso, uno crea lazos con la gente y después no los ves nunca más".

Parece que ella no ha intentado compensar todo esto buscando amor por allí, de un modo temeroso o promiscuo. "Nunca me he comportado mal como adolescente", dice Vanessa. "Voy con la corriente, no hago planes, pero nunca me he enloquecido".

Su primer novio fue el piloto de careras Jacques Villeneuve. Un guardaespaldas solía acompañarlos en las giras. "Él fue el primero, pero esto fue en una época en la que mi mamá aún estaba muy involucrada en mi vida" ,dice ella fastidiosamente, como si ello lo explicara todo. "No estaba lista para una verdadera relación como lo estoy ahora".

Ahora ella vive con su novio Lionel Catelan, empresario vitivinícola que conoció esquiando en Val d'Isere en 1999. "Soy una romántica, pero no una soñadora", dice ella, "Por ahora no estoy pensando en niños ni matrimonio; me gustaría que la relación crezca".

Los niños son mencionados un par de veces por Vanessa. ¿Desearía ella tener con sus propios hijos una relación diferente a la que tuvo con su madre? "Si, me gustaría tener una relación personal con ellos", responde. "Y me gustaría ayudarlos y alentarlos como mi "segundo padre" ha hecho conmigo. Pero por sobre todas las cosas, quiero que tengan sus propias vidas". Desde que rompió con su madre, Vanessa ha hecho un largo camino descubriendo su propia vida. Su música ha cambiado y espera (como todos los ejecutantes dicen) que sus fans la acompañen.

(...)

Ella ya no tiene más manager y esto parece ser algo que a ella le gusta "No se si es tan así, pero parece que da resultados. No tiene caso elegir a alguien poco recomendable y enojarse cada vez que esa persona no puede hacer el trabajo por no ser el profesional adecuado.  Conociendo muy poco sobre los vaivenes de la industria discográfica, creo adivinar que el único rol que los managers pueden desempeñar es pelear con sus clientes. Si puedes hacerlo solo, entonces será bastante bueno. "Exacto", dice Vanessa con una pequeña sonrisa triunfante.

Entrevista de Jennifer Selway.



Chay Lien colaboró en la escritura de esta página. ¡Muchas Gracias!

 

  
Sitio creado por Jorgemae (contenidos) y El_Guille (programacion cgi). Usted es la visita Nº 2278738 desde Diciembre 2000.
Esta es una página sin fines de lucro. NO estamos relacionados con Vanessa-Mae ni con ninguna compania discografica. Cualquier contenido que viole los derechos de autor, notifiquelo por email a info@vanessa-mae.com.ar, y será removido inmediatamente. Sitio diseñado en 800 x 600. MAPA DEL SITIO