Vanessa-Mae en español

 DISCOGRAFIA : Discos, singles y videos de Vanessa-Mae

Menu:

Albumes Completos
1995. Violin Player
1996. Classical Album 1
1997. China Girl
1997. Storm
1998. Original Four Seasons
2001. Subject To Change
2004. Choreography

Otros Discos
1991. Violin
1991. Kid's Classics
1992. Tchaikowsky & Beethoven
1996. The Alternative Record
2000. The Early Years
2002. The Best of Vanessa-Mae
2003. The Ultimate Vanessa-Mae

Singles, mixes y otros
Singles, mixes y otros

Colaboraciones
Colaboraciones

Videos
1995. The Red Hot Tour
1996. Live At Berlin Philharmonie
Otros videos...

The Original Four Seasons and Devil's Trill Sonata
1998




Vanessa-Mae junto al ensemble "Laureate"



Lista de Temas
    The Original Four Seasons  [Vivaldi. Arreglado por Vanessa-Mae y Pamela Nicholson]
    - Spring
      1. a. Allegro   (3:09)   MP3
      2. b. Largo e pianissimo sempre   (3:07)
      3. c. Allegro   (3:57)
    - Summer
      4. a. Allegro non molto   (5:15)
      5. b. Adagio   (2:21)
      6. c. Tempo impeyuoso d'Estate   (2:33)   MP3
    - Autumn
      7. a. Allegro   (5:21)
      8. b. Adagio   (2:10)
      9. c. La caccia   (3:12)
    - Winter
      10. a. Allegro non molto   (3:41)
      11. b. Largo   (3:10)
      12. c. Allegro   (3:17)
  
    The Devil's Trill Sonata   [Tartini. Arreglado por Vanessa-Mae y Pamela Nicholson]
      13. a. Larghetto, ma non troppo   (3:06)
      14. b. Allegro Moderato   (2:30)
      15. c. Grave - Allegro Assai - Grave ? Largo   (7:09)

      16. The Devil's Trill   (3:38)   [Tartini. Arreglado por Vanessa-Mae]

      17. Reflection   (4:31) (De la película de Disney, Mulán)   [Matthew Wilder. Arreglado por Vanessa-Mae]



Ensemble Laureate
Ir a la sección de la agrupación LAUREATE



Escribe Vanessa-Mae
Las Cuatro Estaciones de Vivaldi han sido grabadas más veces que cualquier otra pieza del catálogo de violinistas clásicos; y El Trino del Diablo, de Tartini, muchas menos veces, debido probablemente a la sensible aversión de los violinistas a ejecutar dobles trinos, que garantizan serios calambres en la mano izquierda.
He conocido y tocado ambas piezas durante muchos años, desde que era una "pequeña niña terrible", como me llamaba mi padre.
No me acuerdo mucho, pero si tengo que conjeturar yo diría que Las Cuatro Estaciones vino en primer lugar, ya que muchas veces se le pone a la mitad de los conciertos para que los jóvenes violinistas menos experimentados aprendan.
Soy bastante afortunada de tener buenas manos, ya desde la tierna infancia, y no fue difícil para mí aprender El Trino del Diablo. Ciertamente, me imagino que esta pieza es difícil de tocar con manos técnicamente poco cultivadas. Es, por cierto, una pieza físicamente agotadora para cualquier edad y madurez (lo cual reduce el rendimiento y endurece los dedos), y eso es una gran desventaja! Este no es el caso, por supuesto, de los maravillosos músicos que han colaborado conmigo en este álbum.
Además de tener conciencia de la gran cantidad de grabaciones aceptablemente decentes que existen de Las Cuatro Estaciones, también estaba agudamente consciente que los músicos en "Laureate" habrían tenido el beneficio de alcanzar suficientes logros técnicos a una edad temprana para haber dominado con facilidad las Cuatro Estaciones e incluso El Trino del Diablo.
Tengo muchas ideas de cómo hacer ambas piezas musicales en una interpretación contemporánea que haría que la música aún nos excite y nos interese a todos. Algunos arreglos tienen que ser relevantes para las expectativas musicales de hoy en día y desafiar las mas altas técnicas violinísticas modernas, de las cuales, muchos de los miembros de "Laureate" son exponentes. Sin embargo, la interpretación todavía debe mantenerse dentro del verdadero espíritu en que fue escrita originalmente, porque todos nosotros tenemos el hábito de respetar el modo en que fuimos introducidos por primera vez a estas piezas en nuestros primeros años de aprendizaje.
Hemos sido educados para creer que en el siglo XVIII los intérpretes tomaban los manuscritos sólo como un punto de comienzo desde el cual ellos elaboraban e improvisaban dentro de las convenciones de su tiempo. Esto es totalmente creíble, ya que muchos manuscritos de aquella época diferían en detalles, haciéndole a uno creer que versiones diferentes habrían sido interpretadas y después transcriptas por los mismos ejecutantes, oyentes, o incluso, los mismos compositores. Nada fue definitivo; estamos convencidos que hubo un carácter de esos tiempos y ciertas limitaciones afectando a los instrumentos y las técnicas instrumentales, todo lo cual estableció los parámetros de cuán liberales podían ser las improvisaciones. Deducimos esto a partir de las diferencias que podemos notar en los manuscritos. Las comparaciones de tipos similares de discrepancias periódicas en manuscritos de diferentes piezas musicales de la misma época sugieren que esto es verdad.
Para mantener esta música viva e interesante, quiero tocarla dentro del ambiente musical de mi tiempo, usando instrumentos, técnicas y estilos de nuestro tiempo, los cuales, dentro de mi gusto y las limitaciones o progresos de nuestra época, son aplicables a la estructura musical básica que hemos heredado. Para hacer esta apropiadamente cuento con la ayuda de algunos de los mejores instrumentistas del mundo quienes demuestran que los virtuosos de las cuerdas de hoy día son versátiles y por lo tanto, prestarán felizmente sus papilas musicales y sus manos mágicas para estimularlas poniendo en práctica la idea.
De esta manera, esta nueva edición de Las Cuatro Estacionas y El Trino del Diablo está íntimamente ligada con la ejecución y los ejecutantes. Las partes orquestales han sido especialmente re-escritas por "Laureate", el único grupo instrumental del mundo en estar compuesto íntegramente por ganadores de importantísimos premios internacionales. Cada miembro de esta imponente agrupación es un solista "Top", líder de una gran orquesta, profesor en alguna academia musical de primera línea, o bien una combinación de las tres cosas, tres prestigiosas formas de vivir como un instrumentista clásico.
Cada parte orquestal ha sido adaptada para ser un desafío al virtuosismo. Tanto en estilo como en tempo, las partes también reflejan el nivel de experiencia y talento de los músicos así como el alcance puro de los instrumentos acústicos como los conocemos hoy. Con muchos momentos de pura improvisación, la invención del siglo XVIII ahora reúne a virtuosos del siglo XX.
Ha sido un honor y una alegría ser capaz de llevar a Vivaldi y Tartini a un nuevo nivel con este grupo de colegas musicales. Conozco a algunos de ellos desde pequeña. Primero, yo me fijé en ellos; luego, ellos pusieron los ojos en mí. Ellos y otros han colaborado conmigo en tours, conciertos y otras grabaciones. Esta es la primera vez que logro reunirlos a todos ellos, y realmente nos sentimos muy cómodos unidos en nuestra afición por esta música, deseando que nos desafíe una y otra vez.
En cuanto a las partes de solo, las he hecho yo misma, como Vivaldi y Tartini, violinistas ellos dos que también compusieron.
En efecto, hay ya muchas variaciones levemente diferentes de la versión de las partes de solo mas comúnmente ejecutada. Todas estas son, a lo sumo, modos alternativos de interpretar la idea de que las partes de solo deben sonar siempre iguales. Yo me presenté con mis propias ideas, no para instigar sanas discusiones entre los académicos, sino simplemente para garantizar que tocar y grabar tan entretenida música entre amigos puede ser creativo, espontáneo y divertido.

Las Cuatro Estaciones Originales
La primavera ha llegado y las aves lo anuncian alegremente en felices canciones, y el arroyo fluye en el suspiro de céfiros con murmullos contentos. Mientras tanto: el cielo oscuro, cubierto, y hay truenos y rayos. Después, sin embargo, los pajaritos vuelven en bandada y todos cantan de nuevo... Primavera.
El joven pastor se despierta alarmado por la tormenta y temeroso de su destino. Se agita su fatigado cuerpo, asustado por los violentos relámpagos y enjambres de jejenes y moscas. Claro que sus temores están justificados; teme que los truenos que estremecen los cielos destruyan el trigal...Verano.
El cazador va adelante, al amanecer, con trompetas, armas y enfurecidos perros. La presa vuela y ellos le siguen. Ya exhausta y herida, y asustada por el clamor de los disparos y los perros, trata de escapar de la furia, pero es capturada y muere...Otoño
Tiritando, congelado en la fría nieve y el viento que golpea. Corriendo incansablemente con pies pesados y dientes castañeantes. Descansando en paz junto al fuego, en paz y satisfecho, mientras afuera el torrente de la lluvia continúa. Caminando en el hielo, con cuidadosos pasos, por miedo a caer. Corriendo deprisa hasta que el hielo cruje, se quiebra y se abre un abismo...Invierno.
Las Cuatro Estaciones (Le quattro Stagioni) fue publicado por primera vez en 1725. En tiempos de Vivaldi, esta obra ya había inspirado varias adaptaciones y variaciones. El mismísimo J. S. Bach transcribió varios conciertos de Vivaldi adaptándolos al órgano. En tiempos posteriores, muchos otros cultores de esta obra la adaptaron a su gusto y en 1920 la primera edición moderna fue publicada en una versión para dúo de piano hecha por Alceo Toni. La primera grabación se hizo en 1942. Las Cuatro Estaciones es reconocida por ser fuente de inspiración, para compositores posteriores, a la hora de componer obras descriptivas de la naturaleza usando títulos descriptivos y una fórmula sinfónica. Aunque estos conciertos programáticos fueron compuestos mucho antes de la Era Romántica, con la cual están firmemente identificados, demuestran cómo Vivaldi practicó su arte usando ideas musicales para representar acciones, sentimientos, estados de ánimo, relatos históricos y escenas, sin diálogos ni texto cantado. La más autorizada evidencia de las intenciones musicales de un compositor está constituida por sus manuscritos firmados. Los de Las Cuatro Estaciones, sin embargo, no han sobrevivido. Se cree que, en todo caso, Vivaldi escribió al menos dos diferentes versiones firmadas. Cuidadosos estudios de manuscritos no firmados no pudieron establecer de forma concluyente si los sonetos descriptivos, ligados intrínsecamente -según cree todo el mundo- a la música, inspiraron los conciertos o se agregaron después. Hay, eso sí, una opinión que la música original fue escrita..... y es, efectivamente, un desafío del compositor al ejecutante y el oyente para que estos construyan el escenario en base a sus experiencias acústicas. Usando esto como matriz y fuente de incentivo, la nueva versión en este disco es usada en un contexto moderno para transmitir la sensación de drama a través de la música en una película muda.
La música está llena de energía e innovación, en particular la parte de solo de violín, impresionando con pirotecnia violinística, así como décimas voladoras, staccatos y pasajes que rebotan, e inclusive chispeantes escalas y atléticos arpegios que exploran el alcance máximo del violín. Estos retos son fácilmente cumplidos por el solista tomando parte en una encantadora conversación con la orquesta.
Teniendo en cuenta la comparación crítica de Sir Thomas Beecham del harpsichord con "esqueletos copulando sobre un techo de chapa galvanizada", el tradicional continuo de harpsichord, normalmente de ejecución incesante, ha sido reemplazado por una aplicación sensata de ideas basadas en la improvisación. Las armonías en esta nueva versión cambian de lo convencional a lo inesperado, pintando un paisaje similar al de Vivaldi, pero con un lenguaje modificado que le otorga una dimensión más moderna.

Sonata "El trino del Diablo"
Una noche, en 1713, soñé que había hecho un pacto con el Diablo y estaba a mis órdenes. Todo me salía maravillosamente bien; todos mis deseos eran anticipados y satisfechos con creces por mi nuevo sirviente. Ocurrió que, en un momento dado, le di mi violín y lo desafié a que tocara para mí alguna pieza romántica. Mi asombro fue enorme cuando lo escuché tocar, con gran bravura e inteligencia, una sonata tan singular y romántica como nunca antes había oído. Tal fue mi maravilla, éxtasis y deleite que quedé pasmado y una violenta emoción me despertó. Inmediatamente tomé mi violín deseando recordar al menos una parte de lo que recién había escuchado, pero fue en vano. La sonata que compuse entonces es, por lejos, la mejor que jamás he escrito y aún la llamo "La sonata del Diablo", pero resultó tan inferior a lo que había oído en el sueño que me hubiera gustado romper mi violín en pedazos y abandonar la música para siempre....

Giuseppe Tartini
La Sonata del Diablo (Il trillo del Diavolo) supuestamente proviene de un sueño que tuvo Tartini cuando estuvo en Assisi en 1713. Esto según el astrólogo francés Lalande quien documentó su encuentro con Tartini en su "Viaje de Italia". Como muchos trabajos de ese período, incluyendo Las cuatro Estaciones, los manuscritos firmados no han sobrevivido. Un antiguo manuscrito es conservado en Padua, donde Tartini pasó gran parte de su vida, y hay otro en París (titulado "Sonata a violino e basso del Cittadin") en la biblioteca del Conservatorio Musical. Este fue publicado por primera vez en 1798, ya póstumamente, en París (de allí que comúnmente sea titulado "Le trille du Diable") cuando Jean-Baptiste Cartier introdujo numerosas obras de compositores italianos, además de Tartini, en la Escuela Francesa de Violinistas. La versión de Cartier difiere de la de los manuscritos, los que tienen como característica que solo aparecen un violín y un contrabajo algo desdibujado. Esto ha sido causa de controversias. De todos modos, el contrabajo no debe ser incluído en esta pieza musical a pesar de la convención de la época. A través de los años, muchas versiones han estado circulando, algunas con la parte de contrabajo incluída, para variar, en acompañamiento de piano.
En este disco, Vanessa-Mae y sus colaboradores han ido mucho mas allá y transformaron la sonata en una obra maestra para el moderno violín acústico clásico, con orquesta de cámara y órgano. Esta versión es particularmente adecuada para el citado violín como lo conocemos hoy, toda vez que éste es considerablemente diferente al que existía en la época barroca de Tartini, en lo físico y, por ende, en su capacidad musical. Esta versión exhibe todas las "dificultades demoníacas" con un desenfreno sin esfuerzo, y el elemento "sobrenatural" es realzado en todo su romántico horror por el agregado de una atmósfera adecuada a través de un órgano de cañones empleado a pleno.

Reflexión
El trigésimo sexto largometraje animado de Disney Pictures titulado "Mulan" cuenta la historia de una heroica chica china que rompió con las convenciones de su época (llegando a disfrazarse de hombre de armas) lanzándose a concretar grandes cosas.
Viendo muchos paralelos naturales entre Vanessa-Mae y Mulan, Disney la comisionó para conducir una investigación del cuento, en cuanto a sus orígenes, referencias históricas chinas, etc. y para arreglar y grabar la canción Reflexión para ser usada como tema de los títulos de cierre del film en Europa.




Improvisación
Tanto Las Cuatro Estaciones de Vivaldi como la sonata El Trino del Diablo, de Tartini, han sido embellecidas de una manera muy particular en las versiones de este disco.
Embellecer mediante la improvisación. La improvisación ha sido practicada por generaciones de músicos a distinta escala y de diferentes formas de acuerdo a la época, lugar, preferencias individuales y estilos nacionales. Embellecer por medio de la improvisación en la época de Vivaldi y Tartini debió haber involucrado al ejecutante en una libre y espontánea adición de figuras melódicas que fuesen también variables como para poder ser indicadas satisfactoriamente en la notación mediante signos ornamentales estereotipados. Algunas veces, los textos indicativos omitían deliberadamente dar libertad al ejecutante. El embellecimiento melódico fue confinado en teoría, aunque no siempre en la práctica, al contexto del solo o pasajes de música grupal donde prevalezcan texturas de solos. Un entendimiento de la armonía como base fundamental de la melodía a ser embellecida fue y sigue siendo un pre-requisito. De mas está decir, los compositores que ejecutan sus propias obras, con su minucioso conocimiento de los fundamentos armónicos de las mismas, fueron muchas veces los más aventurados y exitosos al aplicar la improvisación para embellecer. Esta capacidad y hábito de improvisar causó también muchas diferentes versiones de manuscritos de los mismos trabajos con diferentes mejoras para ser transcriptas y pasadas a través de las generaciones. La aproximación nacional e individual al embellecimiento por improvisación varió enormemente y esto es evidente en las diferencias entre los ornamentos preferidos por franceses, italianos y alemanes, sólo en la era Barroca. La elaboración de las improvisaciones fueron más prolíficas en los movimientos lentos, aunque esto no significa que fuesen excluídas de los movimientosa rápidos. Si las hay, han sido omitidas de los movimientos rápidos por costumbre, debido a razones técnicas. En los movimientos mas rápidos, hay menos tiempo para agregar mas notas o combinaciones de ellas, a menos que el ejecutante posea una técnica sobresaliente. El detallar por medio de la improvisación, se practica por tres razones principales: para agregar interés musical, para mostrar el estilo individual y para demostrar una destreza única. En contraste con el trasfondo de aquellas tres razones, la cadenza en conciertos transforma las cadencias detalladas en secciones de solo ricamente ejecutadas, de largo variable y forma indefinida. Tartini mismo ya había llevado el ámbito de la cadenza mucho más allá de una cadencia ornamentada a través de la escritura de la "Cadenze artifiziali" así como de "Un vuelo de la imaginación". Él sugirió que esto fué más un capriccio que una cadencia. Un capriccio puede ser prolongado a voluntad y puede consistir en partes separadas, invocando diferentes sentimientos y usando tempos también diferentes. Todavía, en las cadenzas, el último producto del embellecimiento por improvisación, en los conciertos clásicos, deberían ser consideradas dos observaciones aleccionadoras: el escritor Quantz sostuvo que "un ejecutante de cuerdas puede hacerlo tan largo como le guste, siempre que sea lo suficientemente rico en inventiva" y que "una brevedad razonable es más ventajosa que una fastidiosa dilatación", aunque él aplicó esta última observación a ejecutantes de vientos y cantantes. Las cadenzas en "Las cuatro estaciones" y en la sonata "El trino del Diablo" son también creaciones muy individuales.
En "las cuatro estaciones originales" en este disco, todos los movimientos, tanto rápidos como lentos, han sido ornamentados. Tanto el sólo de violín como la orquesta tienen variadas oportunidades de demostrar sus ideas independientes acerca del arte de la ejecución de cuerdas sobre la estructura de los dos trabajos. Algunas de las ornamentaciones toman ventaja de las nuevas técnicas y estándares en lo que a ejecución de cuerdas se refiere, y una orquestación mas completa en "Las cuatro estaciones originales" y la sonata "El trino del Diablo" le otorga un rango mayor de dinamismo a aquellos instrumentos que son diferentes, en muchos aspectos, de sus antecesores de la era Barroca. Las dimensiones, los materiales, el uso y la experiencia son diferentes hoy día, y lo que habrán sido emocionantes improvisaciones para músicos y oyentes de aquellos siglos, son hoy simplemente notas históricas, siguiendo sus mundanas repeticiones, año tras año, en ejecuciones en conciertos y en grabaciones. La vitalidad de esta música en tiempos de Vivaldi y Tartini es, en parte, resultado de la no espectativa de improvisación. Es necesario recordar que esta música fué escrita para entretener, y la improvisación fué alentada por el deseo de incrementar la cuota de entretenimiento. Es placentero para los modernos ejecutantes aplicar sus propias experiencias, su técnica y personalidad a esta música devolviendo el elemento sorpresa de la improvisación para agregar un nuevo nivel de atracción a estas obras que, lamentablemente, han sido reducidas a empapelados musicales cuyos estampados son ejecuciones repetidas y todas iguales entre sí.

The violin Fantasy
Las Cuatro Estaciones de Vivaldi es visto por muchos como el primer intento de música programática, con un soneto descriptivo ligado a cada estación, describiendo gráficamente escenas estacionales. Sin embargo, hay algunas dudas sobre si la música se inspiró en los sonetos o, en realidad, las imágenes poéticas fueron incluidas apoyándose en la música ya compuesta. Con "Las Cuatro Estaciones Originales", V-M ha usado música como inspiración para un completo proyecto fílmico: "The violin Fantasy", una inusual película que combina música, filmaciones y danzas. Por esto (es la única película muda en colores y quizás la última película muda de este siglo) la banda de sonido está formada por L.C.E.O y Devil's Trill Sonata y está cuidadosamente manipulada para que transmita la trama, la atmósfera adecuada y las emociones en ausencia de todo diálogo hablado.


<< Volver

 

  
Sitio creado por Jorgemae (contenidos) y El_Guille (programacion cgi). Usted es la visita Nº 2288219 desde Diciembre 2000.
Esta es una página sin fines de lucro. NO estamos relacionados con Vanessa-Mae ni con ninguna compania discografica. Cualquier contenido que viole los derechos de autor, notifiquelo por email a info@vanessa-mae.com.ar, y será removido inmediatamente. Sitio diseñado en 800 x 600. MAPA DEL SITIO